Ejercicios de lectura rápida: 3 formas de aumentar su velocidad y comprensión de lectura

Los ejercicios de lectura rápida han sido muy valiosos para estudiantes, profesores e incluso altos ejecutivos para mejorar la comprensión. Desafortunadamente, no todos conocen estas técnicas.

Ya que estás leyendo este artículo ahora, tengo que felicitarte por haber llegado tan lejos. Reconocer la necesidad de mejorar la velocidad de lectura es el primer paso para lograr muchas cosas grandiosas.

Siga leyendo para descubrir qué ejercicios de lectura rápida funcionan mejor para usted.

Ejercicio de lectura rápida n.º 1: señalar y leer

El primer ejercicio no es nada fuera de lo común. Todo lo que necesitas hacer es elegir un libro. Comience con algo bastante simple. Consigue también un cronómetro para que puedas hacer un seguimiento de cuánto tiempo te lleva leerlo.

Ahora, mientras lees el texto, deja que tu dedo te guíe a través de las oraciones. Una vez que se sienta cómodo, aumente la velocidad con la que se mueve el dedo.

Hacer esto ayuda a tu cerebro a procesar el texto más rápido y, a su vez, terminar el libro más rápido. Es posible que se sorprenda de lo mucho más lento que lee sin que su dedo lo guíe.

Ejercicio de lectura rápida n.º 2: hojear el material

Ojear el texto le permite tener una mejor comprensión del texto en comparación con alguien que se sumergió directamente en el primer párrafo.

Le ayuda a detectar puntos clave que le indican de inmediato de qué se trata el material. Leer el título y el subtítulo también te da pistas sobre lo que estás a punto de alimentar tu mente.

Suena ridículamente simple, pero muchas personas que se sumergen de lleno a menudo terminan aturdidas y confundidas. Al final, ¿qué han entendido realmente de lo que han leído?

Ejercicio de lectura rápida n.º 3: Practicar la lectura rápida

No existe tal cosa como una velocidad de lectura perfecta; sin embargo, la práctica al menos te ayuda a ser más rápido con cada libro.

A estas alturas, probablemente sepa cuánto tiempo le llevará terminar un determinado libro de una determinada cantidad de palabras. Al medir continuamente sus palabras por minuto, puede detectar el progreso; o en algunos casos, estancamiento en sus técnicas.

Si no estás mejorando, entonces al menos sabes que estás haciendo algo mal. Si está aumentando su velocidad de lectura, entonces tiene la seguridad de estar en el camino correcto.

Los ejercicios de lectura rápida han estado ayudando a las personas a escalar su camino hacia el éxito. Puede parecer algo tan intrascendente; pero recuerda que son las pequeñas cosas las que realmente marcan la diferencia en este mundo.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario