libro escritor noruego sobre un niño que hace listas

En ocasiones nos sumergimos en la lectura como cobijo, como mesa de salvación, pero en otras oportunidades nos gusta saber en lo obscuro y procuramos historias que nos causan las peores pesadillas. Hablamos de libros que sin ser de terror ni recurrir a lo siniestro, nos conducen a lo malo que todos guardamos dentro, hasta el punto de tener que interrumpir la lectura en varias oportunidades.

Ahora, treinta libros con un contenido realmente perturbador, y si bien la lista podría ser considerablemente más extendida, decidimos no abusar bastante por el hecho de que sabemos de que todo tiene un límite.

El hobbit, de J. R. R. Tolkien (Mucho más de cien millones de libros vendidos)

El hobbit (título original en inglés: The Hobbit, or There and Back Again) comúnmente abreviado una novela fabulosa del filólogo y escritor británico J. R. R. Tolkien. Fue redactada por partes desde finales de los años 1920 hasta principios de los años 1930 y, al comienzo, solo tenía la meta de entretener a los hijos pequeños de Tolkien. No obstante, el manuscrito de la obra aún sin finalizar fue prestado por el escritor a múltiples personas y al final terminó a cargo de la editorial George Allen & Unwin. Prestos a publicarla, los editores solicitaron a Tolkien que finalizara la obra y El hobbit fue publicada el 21 de septiembre de 1937 en Reino Unido.

Es la primera obra que explora el cosmos mitológico desarrollado por Tolkien y que después se encargarían de determinar El Señor de los Anillos y El Silmarillion. En esta ficción, el razonamiento de El hobbit se ubica en el año 2941 de la Tercera Edad del Sol, y relata la historia del hobbit Bilbo Bolsón, que adjuntado con el mago Gandalf y un conjunto de enanos, vive una aventura en la búsqueda del tesoro custodiado por el dragón Smaug en el Monte Solitario.

El libro de Erlend Loe nos deja las listas y una keyword: visión. Buen manual terapéutico para cualquier etapa de su historia.

Loe advierte que su artículo, si bien parezca ingenuo, es responsablemente naïf. Naif. Súper resulta correspondiente para jovenes y jóvenes que atraviesan inquietud y también indecisión. El resto, los mayores, ¡adoptemos las listas! y racionalizar temores y angustias. Quizá funcionen.

-MALENA FERNÁNDEZ

Deja un comentario