libros que toda maestra de educacion infantil debe leer

Docentes/as y Profesores/as tienen la posibilidad de remarcar su vocación, mediante este libro que, sin lugar a dudas, les va a llevar a gozar de su profesión. Respaldar al alumnado, a través de la motivación, se traduce en interés colectivo. La alegría de educar es un leal reflejo de lo que precisa un/a profesional enseñante para vibrar en el sala, redescubriendo día a día la educación, para conseguir satisfacción por su tarea. Cada alumno/a tiene un talento potencial que debe explotarse en el sistema educativo, para vencer cualquier sensación de abatimiento o fracaso. De ahí que, en el libro, se alardea de la incorporación de elementos tan esenciales como son los científicos, el teatro y la música, entre otros muchos, para despertar la ilusión del alumnado contra el conocido incremento, en ocasiones , del fracaso escolar.

Según Rodari, siempre y en todo momento hay alguien que pregunta “¿de qué forma se idean las historias?”, desde su visión infantil. Frente esto, da la contestación que considera mucho más franca por medio de su libro. La obra charla de determinadas formas que hay para inventar historias dirigidas a pequeños/as que, además de esto, tienen la posibilidad de empujarlos a crearlas por su cuenta. Inventar historias piensa un desarrollo indispensable para pequeñas y pequeños y es por este motivo que, en el libro, se capacidad la importancia de fomentar la fantasía, para aplicarla a la creación de historias en el sala, con las virtudes que esto piensa en la educación infantil.

1 – El trabajo del art. Soñar el lapicero en la mano

Hablamos de un libro de M. Carmen Díez Navarro. El trabajo del arte.

libro

Soñar con el lapicero en la mano», tiene que ver con: ​​«Partiendo de las peculiaridades de los pequeños y pequeñas, el planteo de acercarlos a entender ciertos puntos de la civilización tiene el sentido de hacerles un presente, otorgarlos un don, una felicidad. Al enseñar las pinturas, cerámicas, estatuas, grabados, fotografías, palacios o torres, les hacemos el obsequio de abriros los ojos a la hermosura, amanecíamos su sensibilidad, afinamos sus miradas, a fin de que el exitación que acumulan se expanda y les acompañe durante sus vidas.»

Un libro de Xabier Iturbe: «Este libro ahonda en las especificaciones definitorias de la sexualidad infantil, las formas de proceder mucho más especiales, los deseos y sentimientos incipientes, y los pensamientos mucho más auténticos. Además de esto, se concretan estos pensamientos, sentimientos y hábitos sexuales en una iniciativa práctica que incluye competencias, objetivos, contenidos y ocupaciones que cada instructor puede cerrar en su sala. La parte final se ocupa de la participación y capacitación de familiares como agentes escenciales en la puesta en marcha del emprendimiento de coeducación sexual entre pequeñas y pequeños.»

Educar a originarios digitales

Marc Prensky

Prensky, exactamente la misma Gerver, es un reconocido gurú en el campo de la educación, y en esta obra charla sobre la tecnología y maneras de aliviar los miedos que ciertos progenitores y enseñantes tienen en el momento en que se combaten a ellos. Asimismo ofrece maneras de trabajar con cualquier nivel de innovación (si bien no están libres en el sala) y enseña dónde y cuándo deberían usarlo o no, entre otras caracteristicas.

La alegría de educar

Toda profesión debe efectuarse con gusto y amor, en tanto que en caso contrario se efectuará de manera monótona y con desenlaces pésimos. O sea algo que todo enseñante debe tener presente antes de entrar en un sala de clase.

Josep Manel Marrase da la clave para deducir la educación mediante tácticas poco recurrentes, como la expresión personal con el arte, la comunicación de las conmuevas y considerablemente más. Es un libro de pedagogía disruptiva donde todos y cada uno de los alumnos y profesores forman una parte del estudio de manera lúdica y eficaz.

Nos chiflan las sugerencias de lectura y en este articulo deseamos ofrecer una selección de los 5 libros que todo profesor principiante o aspirante a educador infantil debe comer desaforadamente o, cuando menos, hojear.

Cinco libros que todo Educador Infantil debería leer

Deja un comentario