lod mejores libros para entender el cerebro del niño

  1. Dite a ti: “Estoy teniendo un flashback sensible”. Los flashbacks nos llevan a instantes atemporales, anteriormente, donde estamos sin poder y sin promesa. Por esa razón tienes que hacerte acordar que andas teniendo un flashback.
  2. Recuérdate a ti: “Siento temor pero no estoy en riesgo”, y “estoy seguro, estoy en el presente”.
  3. Ten en cuenta que puedes poner límites y que absolutamente nadie puede tratarte mal. Eres libre de alejarte de ocasiones de temor y protestar por un accionar injusto.
  4. Reconforta a tu niño de adentro. Este niño precisa entender que lo amas de manera incondicional, que puede asistir a ti en instantes de riesgo o en el momento en que se siente perdido.
  5. Deconstruir el “pensamiento eterno”. En la niñez, el temor y el abandono se sienten eternos. No podíamos imaginar un futuro seguro. Ten en cuenta que el flashback pasará y pudo pasar en otras ocasiones.
  6. Ten en cuenta que andas en un cuerpo de adulto con socios, capacidades y elementos para resguardarte. Esto lo puedes crear de adulto, no tan pequeño.
  7. Entróte cortésmente a tu cuerpo:
    • Con gentileza, pídele a tu cuerpo que se relaje: siente todos y cada uno de los conjuntos musculares y anímales a relajarse. (Los músculos tensos son señales superfluas de riesgo en el cuerpo).
    • Respira de manera profunda y pausada, sin parar la respiración.
    • Ve mucho más despacio. Ir veloz nos hace sentir con pavor.
    • Busca un espacio seguro para tranquilizarte: atropellate con una colcha, abraza un peluche, vete al armario, date un baño ardiente, da una siesta.
    • Siente el temor a tu cuerpo sin reaccionar. Siente la energía en tu cuerpo y date cuenta de que no te puede herir si no corres destructivamente lejos de este.
  8. Resiste el crítico de adentro en el momento en que es catastrófico y drástico.

    • Para los pensamientos y exageraciones de riesgo. Rehúsate a abandonarte, odiarte, abochornarte a ti.
    • Emplea la substitución de pensamiento para sustituir el pensamiento negativo con una lista memorizada de tus características y logros.

    Date tiempo para expresar conmuevas de desafío. Los flashbacks son ocasiones de dejar caer sentimientos viejos, no procesados ​​de mal, temor, abandono, de validar y aliviar la experiencia del niño de sentirse sin promesa y sin poder. Un desafío sano puede transformar las lágrimas en autocompasión (de la buena) y el enfado en autoprotección.

  9. Cultiva relaciones sanas y busca acompañamiento. Date tiempo solo pero no te aísles. Sentir vergüenza no quiere decir que “eres” una vergüenza. Forma a tus conocidos cercanos del flashback y pídeles que te asistan a charlar y oír con ellos.
  10. Aprende a detectar los modelos de disparadores triggers que llevan a los flashbacks. Impide a personas peligrosas, sitios o ocupaciones que fomenten estos disparadores. (El paréntesis es un añadido mío: ten precaución con eludir bastantes, puesto que el eludir puede producir mucho más ansiedad, prosigue haciendo un trabajo en ti para encararte a los temores que deseas poder combatir día a día)
  11. Date cuenta a qué temporada oa qué sitio andas yendo. Los flashbacks son ocasiones de conocer, validar y sanar nuestras lesiones de abuso pasado o abandono. Asimismo nos señalizan pretensiones que no fueron cubiertas y tienen la posibilidad de ofrecernos motivación para cubrirlas.
  12. Sé tolerante con una restauración lenta: toma el tiempo en el presente para bajar la adrenalina y un tiempo notable más adelante para gradualmente bajar la intensidad, duración y continuidad de los flashbacks. La restauración real es un desarrollo paulatino y progresivo. No te culpes por tener un flashback.
  • Con gentileza, pídele a tu cuerpo que se relaje: siente todos y cada uno de los conjuntos musculares y anímales a relajarse. (Los músculos tensos son señales superfluas de riesgo en el cuerpo).
  • Respira de manera profunda y pausada, sin parar la respiración.
  • Ve mucho más despacio. Ir veloz nos hace sentir con pavor.
  • Busca un espacio seguro para tranquilizarte: atropellate con una colcha, abraza un peluche, vete al armario, date un baño ardiente, da una siesta.
  • Siente el temor a tu cuerpo sin reaccionar. Siente la energía en tu cuerpo y date cuenta de que no te puede herir si no corres destructivamente lejos de este.

El cerebro del niño

En el libro vamos a encontrar visibles explicaciones y tácticas que corresponden a las distintas edades para confrontar a las luchas diarias. El cerebro del niño enseña a cultivar un sano avance sensible y también intelectual a fin de que los pequeños logren tener una vida balanceada, importante y conectada.

Composición del libro «El cerebro del niño»

El libro se distribuye en 4 partes: Argumentos, Herramientas, Sabiduría Sensible y Impulsar el cerebro intelectual. La introducción empieza con una cita de María Montessori, cada día poseemos mucho más claro, que la primera niñez de un niño es lo más esencial de su educación, no la universitaria como opinar equivocadamente. Al fin y al cabo un manual fabuloso para comenzar a comprender de qué forma marcha el cerebro de nuestros pequeños.

Finalmente, en el final de cada capítulo la sección «Integrarnos a nosotros» incluye consejos que nos asisten a los progenitores a utilizar la teoría en nosotros. Esto es, a integrar nuestro entendimiento, nuestra vida, conmuevas y relaciones personales.

Libros para utilizar la Especialidad Efectiva

Observemos varios de los libros de Especialidad Efectiva mucho más esenciales que nos tienen la posibilidad de contribuir a aproximarnos a este planeta y tomar conciencia de la necesidad de ese cambio educativo.

Es lo básico de Especialidad Efectiva, la guía inicial que cualquier familia que se desee comenzar en esta filosofía didáctica y de vida, debe leer. Las bases de esta filosofía didáctica están en este libro.

Novedosas perspectivas y retos en el sala de Secundaria

Examina el estado de la legislación didáctica de hoy en el campo de la Educación Secundaria y Bachillerato y, por este motivo, la autora se expone las próximas cuestiones: ¿qué sentido tiene el sistema educativo de hoy? ¿Es verdaderamente efectivo? Dividido en ocho episodios, piensa sobre el papel de las familias en la enseñanza, de qué manera son los nuevos jovenes y de qué forma educar con cariño y humor para hallar que los jóvenes aprendan con ilusión y motivación en esta etapa didáctica. Además, la autora resalta que una legislación congruente y ajeno de luchas políticas transformaría a los centros académicos en sitios con opciones sin límites para los jóvenes, donde el avance del pensamiento crítico y la imaginación favorecerían su desarrollo madurativo.

  • Autora: Isabel Flames
  • Editorial: Octaedro

Deja un comentario