los niños que leen tebeos leen libros de mayores

Los cómics no son solo cosa de pequeños. Asociado al término tebeo, en referencia a la célebre gaceta infantil y juvenil TBO, los cómics tuvieron a lo largo de décadas un halo de producto con un valor cultural poco, mucho más dirigido a un público infantil y juvenil, cuya lectura acaba abandonando al unísono que se pasa la adolescencia y se entra en la edad avanzada. Esta concepción empieza a cuestionarse desde 1980, en el momento en que se genera el boom del cómic adulto, al unísono que a los cómics habituales se les comienzan a agregar otros modelos con estilos distintos, como las historias gráficas o el manga, y comenzamos a hallar ahora una generación de leyentes que prosigue leyendo cómics tras dejar atrás la adolescencia.

De qué forma seleccionar el más destacable cómic para pequeños según su edad.

Los cómics tienen la posibilidad de llegar a la etapa infantil de manera mucho más productiva desde los 3 años, como todo le puedes educar los cómics antes, pero a fin de que les saquen beneficio real, te invito a que comiences a los 3 años. En la mayoría de los casos no hay cómics amoldados para pequeños, con páginas de cartón o bastante interesantes para ellos. Para la edad de 0 a 2 años te invito a que leas mi último articulo sobre cuentos y libros para bebés.

Desde aquí te invito a una sucesión de consejos a fin de que logres hallar un cómic amoldado tanto a la edad como al avance del niño.

Los resultados positivos de leer cómics y novelas gráficas

1. Los cómics benefician la iniciación en la lectura de una manera ágil, entretenida, interesante y visual.

2. Los cómics promueven el hábito lector entre la población infantil y juvenil (asimismo entre la adulta) a través de narrativas visuales.

TEEN TITANS GO!

  • Número de páginas: 22
  • Formato: “Grapas”
  • Editorial: ECC Cómics
  • ’85€ (backlink Amazon)

Si bien creo poco aconsejables los “Pequeños Gigantes” de DC, estos jovenes “Teen Titans Go!” son algo muy distinto. Entretenidos, con historias cortas de ritmo veloz, algo locas y unos individuos atractivos que gusta entender, este cómic, en verdad, sí pasa el Test de Bechdel, lo que es de agradecer. El formato es el tradicional cómic de grapas, pequeño de “tapa” blanda que se puede obtener en el quiosco por un precio bastante accesible, y pienso que es una alternativa bastante aconsejable. Debería leer todos y cada uno de los números, pero la sensación que transmite por los que he podido leer es que es muy capaz y entretenido para pequeños que comiencen a buscar estas tramas mucho más gamberras sin llegar a requerir una mayor hondura y longitud.

Deja un comentario