Técnica de lectura rápida: cómo recordar información durante la lectura rápida

Quizás una de las preguntas que con mayor frecuencia escucho de los lectores rápidos es cómo recordar información mientras leen rápido. Es común que a muchas personas les resulte difícil retener información a altas velocidades. Hay algunas estrategias muy fáciles que puede emplear fácilmente para mejorar su retención mientras lee rápido. Este artículo le dará las soluciones que está buscando.

Tu cerebro ya está diseñado para un aprendizaje de alta velocidad. Piensa en cuánta información tienes que procesar en cada momento de cada día. Imagina que estás caminando por una calle de la ciudad. Debe analizar los diferentes automóviles que se mueven en dos direcciones para poder anticipar con precisión cuándo cruzar la calle. Toda esta información se procesa sin esfuerzo. Sin embargo, leer algunas palabras en un libro a menudo puede ser un desafío. Hay una razón por la que puede procesar más información mientras cruza la calle, que es un desafío mientras lee un libro. Contiene el primer secreto para mejorar su comprensión y retención de información.

El procesador principal de su cerebro es visual. La mayor parte de su cerebro está dedicada a la visión que a cualquier otro sentido. Al leer, estás usando tus ojos para escuchar las palabras que están en la página. Puedes escuchar una voz imaginaria mientras pronuncia cada palabra por separado, y lentamente como si te hablara en voz alta en tu imaginación. Si intentaras cruzar la calle escuchando todos los detalles que van cambiando continuamente, sería una tarea imposible. Entonces, ¿cómo puede comenzar a leer información de forma más visual mientras lee rápido?

Durante la lectura rápida, es útil visualizar la información que está leyendo como si estuviera sentado dentro de una sala de cine y observando la información en lugar de simplemente escucharla. Si estoy leyendo un libro de Biología, y describe cómo el corazón puede bombear sangre por todo el cuerpo. En mi imaginación, puedo ver un corazón tridimensional y observo cuidadosamente la sangre moviéndose a través de cada una de sus cámaras. Luego, cuando necesito recordar lo que leí, vuelvo a mi película. Comienzo a reproducir cada escena mientras reproduzco toda la información que estaba viendo un momento antes.

La próxima vez que lea rápidamente un libro, comience a ejecutar una película imaginaria. Observe el flujo de información ante su ojo interno y luego reproduzca esa información. Se sorprenderá de lo fácil que es recordar y recordar información usando esta técnica.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario