viajes en bicicleta en holanda con niños por libre

En estos días de cuarentena no hay mucho más exitación que pasear en bicicleta entre pólders inacabables y pueblos salvados de la historia. Gaceta De holanda ofrece diez sendas de escape por unos Países Bajos poco explorados. Desde la ruta de Van Gogh en Brabante hasta Kinderdijk en Rotterdam, es suficiente con subir al sillín con un óptimo refrigerio y sacar ganas a los pedales.

Toda vez que se desciende en algún campo de aviación de los Países Bajos llama la atención del pasajero estar llegando a un territorio desarrollado como una maqueta de Lego: con campos de cultivo rectangulares acotados por caminos, pueblos de manera perfecta distinguibles y una red de caminos por donde recorren, conforme uno se marcha aproximando a la pista de aterrizaje, bicicletas. Tal y como si de personas se tratase, son 25 millones en frente de los 17 millones de pobladores. Mucho más bicicletas que gente en un territorio idóneo para su empleo: chato, de distancias cortas entre pueblos y ciudades, con una red de ciclovías de cien mil km o mucho más y que son increíbles: ¡Ciertas podrían ser rutas! Y lo inmejorable es que (prácticamente) todos las respetan. Tal y como si de religión se tratase, es un pecado no tener una bicicleta en el hogar. Son contadas la gente que no las emplean, solo que no sepan montarla, algo irrealizable, evidentemente. Conozco a múltiples personas que han paseo el país de norte a sur o de este a oeste; que le dieron la vuelta, de ida y de vuelta; que han paseo todos y cada uno de los LF Routes (sendas de gran distancia) con alforjas colgadas a los lados de la parrilla con una tienda y un saco de reposar. Pero asimismo, y estos son los mucho más, me acercamiento estas tardes de primavera quienes planean una tarde o un día entero por una ruta próxima a casa.

Amsterdam indispensable

Sin lugar a dudas, la alegría de la corona. La localidad que tiene la hermosura, el atractivo del habitual estilo holandés, pero en la expresión máxima, por su amplitud, grandiosidad y oferta. Si cualquier otra urbe del Randstad tiene 2 o tres buenos museos y un enorme parque público, Amsterdam tiene el triple de cada uno de ellos.

Llama la atención agradablemente de Ámsterdam que más allá de su intensidad (1,6 millones en el área metropolitana) tenga un ritmo relajado, de localidad pequeña, marcado por ese fluir pausado y discreto de bicicletas, agua y botes. La abundancia de árboles, parques, canales y río provoca que la naturaleza tenga una fuerte presencia, excepcional en ciudades de tamaño.

Atento a los horarios: en Amsterdam todo cierra prontísimo.

Esta es algo que mucho más llaman la atención a los pasajeros. Si tienes planeado proceder a conocer algún museo o ir de compras, has de saber que los museos de Ámsterdam cierran a las 18 horas como máximo.

Y de esta forma asimismo muchas de las tiendas, dentro los establecimientos ubicados en las calles de compras primordiales del centro (Kalverstraat, las 9 calles…etcétera).

CONSEJOS PARA RECORRER EL DANUBIO EN BICICLETA CON NIÑOS

Recorrer el Danubio en bicicleta es un enorme plan para gozar de unas vacaciones cualquier ocasión de la vida. Con pequeños, en pareja, con amigos o en el momento en que tengamos la posibilidad estar gozando de la jubilación. La ruta puede amoldarse a nuestras opciones económicas y aptitud física. Tenemos la posibilidad de determinar las etapas según hayamos ido rodando al lado del Danubio y la función de los días de que disponemos.

La ruta atraviesa panoramas distintas, siempre y en todo momento pedaleando con calma y seguridad al lado del Danubio. Jamás tememos por nuestra seguridad y la de nuestros hijos. Aquí les dejamos ciertas de nuestras orientaciones:

Deja un comentario