y si morir fuera convertirse en mariposa libro infantil

Hay temas de los que a los mayores nos cuesta charlar con los pequeños, no entendemos si vamos a ser capaces de comunicarlo sencillamente, si entenderemos contestar a las inquietudes que seguramente brotarán a nuestros hijos…la desaparición es una de estos temas. Pero es un tema preciso y que en algún momento comenzará a rondar por las cabezas de nuestros pequeños. Bien a fin de que tengamos la desgracia de vivir la desaparición de alguna persona próxima, bien a fin de que nuestro hijo se comience a proponer cuestiones sobre el tema.

Este último fue nuestro caso, nuestro hijo pequeño comenzó a interesarse por el tema, en ocasiones de forma miedosa, deseaba comprender qué pasaba en el momento en que nos morimos, dónde vamos, por qué razón morimos…y, con sinceridad, estamos desbordados . Suelo buscar solución en los libros y cuentos conque enseguida fui a una librería en pos de libros correctos sobre el tema. No me servían. Charlaban del luto, y si bien pudiese parecer que luto y muerte son lo mismo, no lo son. En nuestro caso, creímos que este género de libros solo asistirían a que su angustia creciese. No deseábamos que él empezara a meditar que su madre, abuelo, amigo… fuera a fallecer, se encontraba muy sensible con el tema y tenía temor, no precisábamos acrecentar ese temor.

De qué color es tu recuerdo

Una manera bonita y reconfortante de calmar la pérdida de alguien es meditar que hay un espacio del que jamás se van a ir, el recuerdo. El personaje principal de ese cuento procura poner color a los recuerdos con su abuelo. Recuerde los abrazos juntos con un profundo color amarillo, de color marfil el campo por el que acostumbraban a ir de recorrido, sus ojos son verde oliva… Y entonces se pregunta: ¿de qué color van a ser sus recuerdos?

El creador, Paco Ortega, lo redacta basado en su experiencia, en tanto que se define como un individuo que se nutre de recuerdos, en especial desde la primera enorme pérdida, la de su abuelo . Un cuento hermoso para reconfortar, y abrazar los recuerdos como una forma de regresar siempre y en todo momento a evocar a esos que no están.

Nana Vella

Una historia llena de tiernicidad, que más allá de la dureza de la situación que detalla, se hace formidablemente tierna y logra trasmitir tranquilidad y paz.

Nana Vieja vive con su nieta Chanchita, las dos juntas distribuyen su día a día. Pero una mañana Nana Vella no puede levantarse de la cama. Al día después Nana, que tiene algo de fuerzas, escoge cerrar sus temas atentos y después se transporta a Chanchita a ofrecer un recorrido.

Deja un comentario